lunes, 2 de julio de 2012


La oscuridad del camino

En esto de soltar, o de estar disponible para que las cosas se suelten, también hay que estar atentos, porque es un camino de marchas y contramarchas.
Lo más difícil para mí es soltar las propias ideas, los valores, lo que creo que está bien o recharzar porque creo que está mal, el querer saber demasiadas cosas, el buscar tener certezas. No las hay en este camino, sino sólo el caminar a oscuras.
Dios está presente, pero tal vez yo me había fabricado un "dios" al que imaginaba, y Él no se ajusta a mi invención, también es oscuro para mi mente…
El corazón, centro profundo, templo y manifestación de Dios, es el que sabe, y lo tenemos que dejar manifestarse. No interponer nada pensado o analizado en el camino, y seguir adelante porque el amor nos conduce. Y al final siempre se produce el Encuentro, porque Cristo siempre te espera…

No hay comentarios:

Publicar un comentario


contactos